Relatos Eroticos

11 Marzo 2010

Amor genital.

Archivado en: Relatos de Mujeres — Etiquetas:, , — Txema @ 20:11

Esta es la historia de una vagina plenamente identificada como tal y tan ansiosa de placer físico que nunca aceptó ser postergada como tantas otras vaginas. Esta vagina estuvo sola muchos años devorando penes. Era una depredadora de penes. Salía por las noches de cacería en busca de una víctima para satisfacer su voraz apetito sexual. Esta vagina podía saciarse de carne humana con más de una víctima en la noche y regresaba satisfecha a su casa, pero estaba sola, no podia compartir sus presas. Ahora no está sola. Tiene un pene que la ama mucho y es su compañero. Su apetito sexual se mantiene asi como siempre desesperado. Pero ahora lleva el pene consigo. Mi esposo está siempre acurrucado en el interior de mi útero y asoma la cabecita para que pueda verlo.. ..Y cuando necesito placer –que es muy a menudo- entonces mi esposo sale del útero al sentir mi deseo. Se transforma en pene, con forma de pene, dureza de pene erecto, lleno de sangre humana y leche masculina….y todo ese jardín lleno de vida y sin espinas me lo ofrece a mí, su propietaria que ya estoy dispuesta a recibirlo. Me gusta sentir su presencia de hombre y su olor a esperma espeso recién elaborado, cremoso y rico en proteínas. Entonces yo me lo como tranquila y despacio. Disfruto del hombre a pleno. Lo saboreo plácidamente, pero con prudencia. Procuro dejar un resto para que siga creciendo y elaborando su crema y esté listo para el próximo llamado.

2. Asi es como de cazadora nocturna de hombres y depredadora de semen masculino fuí evolucionando a ser actualemente una mujer muy enamorada y muy devoradora de su marido. La gran diferencia es el amor y el cuidado y ternura que le profeso. Antes no me importaba dejar un pene usado e inservible en cualquier lado. Ahora el de mi amado esposo recibe todos mis cuidados y atenciones para conservarlos a ambos en condiciones Ø Tambien es la historia de un pene que por fin vió la vagina. Muchos penes miran la vagina pero son pocos lo que la ven. Yo sí la veo ahora. No fue fácil. Ahora soy devorado y soy útil. No tiene sentido un pene colgando si no apunta a una vagina que lo devora. Yo tambien me miraba mi propio órgano sexual y me sentía poderoso y omnipotente. Tambien fuí evolucionando hasta aprender que un pene erecto no sirve para nada si no está ubicado junto a la vagina hambrienta. No es el pene que se endurece sino la vagina que lo llama. Así llegué a estar anamromado y pasar el resto de mi vida alojdo en el útero de la mujer amada y correr presuroso a atenderla cuando siento en mi interior el llamado de la hembra alzada.

3. A mí me parece que el bueno de Freud se olvidó de los orgasmos femeninos. En su época no eran habituales. Ocurrían en lo privado y no se divulgaban. Ahora es casi igual. La relación con la vida es un gran orgasmo. Las etapas anales o genitales se resuelven muy sencillamente con un buen orgasmo. Por eso la teoría freudiana está incompleta. El orgasmo es parte imprescindible de la vida y de la personalidad. Es el mejor contacto de la hembra con su planeta. Cuando yo tengo una mis acabadas gigantes siento como el choque de dos galaxias donde una se devora a la otra. El orgasmo es un parto al revés. En el parto el hombre sale hecho un bebé y en el orgasmo entra de nuevo a su hogar hecho un pene. A través del pene la mujer puede absorber todo el hombre y llevarlo consigo. Es como estar siempre embarazada. La mejor manera de tener un tipo es llevarlo encima. El organismo femenino es muy perfecto en su funcionamiento, pero por desgracia el pene quedó del lado de afuera. Hay que ir a buscarlo. Es una linda golosina Ø Yo viajo en su vagina. Ocupo un asiento reservado de primera clase con vista panorámica. Veo todos sus órganos y tejidos palpitar de calentura y estremecerse. Sé lo que pasa en su mente porque repercute todo acá abajo. Ella vive el mundo con estos tejidos que se humedecen, se estremecen, sus poros se abren para devorar. Ella devora con cada célula y están todas entrenadas Yo me preocupo de estar dispuesto para prestar servicio al primer llamado. Soy consciente que sus apetitos solo se calman con servicios masculinos….Siempre listo..! 4. Algunas madres arreglan a todos los hombres con una buena sopa. Yo soluciono cualquier problema masculino con una buena cogida.

Ø En realidad no es tan así, es muy egoísta. Ella no soluciona el problema masculino. Soluciona el suyo con una buena cogida.. a mí me deja hecho una piltrafa. Pero me gusta. Es su estilo maternal. Así es mi mamá. 5. Acabar es decirle sí a la vida. Es amar a la vida. Yo recuerdo mis orgasmos desde muy pequeña. Crecí acabando por cualquier razón o sin ninguna razón. Bastaba el mínimo movimiento de mis muslos frente a una situación que me alegraba y eso bastaba para un hermoso orgasmo. Luego se fueron convirtiendo en seguidillas de orgasmos. La vinculación con lo sexual se produjo después. De niña acabar con mis genitales era mi máxima belleza. Recuerdo que los toqueteaba y manoseaba de manera permanente. Sentada a la mesa me oprimía los muslos y tenia unos hermosos orgasmos frente a mi madre que me servía la comida. Yo creo ahora que los órganos genitales son el sexto sentido del ser humano. Yo veía con ellos, oía con ellos. Todo mi relación con el mundo era genital. Bastaba ver un juguete o escuchar la voz de mi padre para frotarme los muslos y acabar. Decididamente todo me pasa a traves de ellos.

Ø Yo doy fé que es así. Todo su mundo es vaginal. Debo hacer una confesión al respecto…..Me encanta…! Yo levanto el rostro y siento el olor del mundo de las vaginas en este planeta y aúllo desesperado. No estoy solo. Su vagina es un embudo que recibe todos mis aullidos y cada vez se abre más amenazante y me dá un poco de miedo ser un lobo aullador.

6. Ya mas crecida podía manejarlos en cantidad y la calidad. Soy muy calculadora para evaluar el máximo placer posible. Regulaba la intensidad como si construyera una pared y luego venía el estrepitoso derrumbe final. Mis primeras acabadas eran suaves y voluptuosas pero me iban excitando y preparando el terreno para las posteriores cada vez mas intensas. Cuando quería me satisfacía rápido con pocos orgasmos, y otras veces estaba horas enteras acabando suavemente en busca de los excitantes finales.

7. Muchas niñas juegan a la muñecas. Yo de niña me retiraba para masturbarme a gusto y las muñecas que me regalaban mis padres me resultaban extrañas por mas que las usara para frotar mi clítoris y acabarles en la boca. Me divertía mucho con las muñecas porque me las pasaba por toda la vagina mientras alimentaba toda clase de fantasias. Nunca consideré a las muñecas como hijos para jugar. Yo miraba otras niñas que jugaban a la mama. Para mi ser mamá era masturbarme con las muñecas…Luego de adulta comprendí esto mejor esto cuando gozaba intensamente con mis emabarazos reales. El bebe me masturbaba por dentro. Ser madre es tambien la experiencia de llegar a los límites de la genitalidad. Es el máximo placer y allí está todo en juego. Ø No todas las mujeres son como ella…tampoco todos los hombres son como yo. La diferencia es que nosotros somos genitales. Vivimos el mundo con la totalidad de los órganos que componen nuestro cuerpo. La genitalidad masculina es sencilla, simple y no presenta complicaciones. No es mas que un elemento colgante por donde entran las órdenes de la hembra y sale el esperma. Es como el pico de los juguetes inflables, sirve para inflar como vaciar. Pero igual es víctima de la moral que le inculcan desde pequeñito . Le han enseñado que se debe cuidar del otro genital: el que está buscando. Esto es una norma generalizada de la moral: lo que uno busca no es lo bueno. Lo bueno es sufrir buscando. El peligroso es el otro genital nunca es el nuestro, El nuestro tambien es el otro para el otro. El que come la manzana es el peligro. La genitalidad femenina, es el mayor enemigo de la moral represora del cristianismo. La mujer, en ese concepto es la enemiga principal del hombre genital. El clítoris femenino ya de por sí oculto delicadamente por la propia naturaleza fue más escondido aún por la moral cristiana, y sin ninguna delicadeza. La primer pinza de castrar de la historia fue una hoja de parra. El clítoris de la mujer es la fuente de todas las sensaciones de la naturaleza. Es el comienzo de las emociones. Ni la muerte es tan expersiva en su angustia como lo es el clítoris en su vivencia. Mi mujer lo tiene a la vista, activo y juguetón. Se depila el pubis y todo está preparado para enamorar, seducir y gozar….Amar los cuerpos, besarlos, acariciarlos adorarlos…Esta es la mejor moral..!: el goce civilizado entre adultos que consienten.

8. Lo extraño de las muñecas era la falta de pito. Entonces les hacía a escondidas pequeños penes con masilla y se los pegaba y luego que se endurecía la masilla y me los frotaba contra el clítoris y tenía muchos orgasmos. Habrá sido entonces que comenzé a devorarme hombres con el pito de masilla que yo misma hacía y endurecía y utilizaba. Aprendí a volverlos locos para saborearlos con mayor excitación. La mujer que espera que el pene se conduzca solito puede exponerse a decepciones. Yo aprendí a manosearlo, provocarlo y perseguirlo hasta lograr la máxima erección y la mayor carga de leche. Para luego derramar todo y pisoterlo todo y satisfacerme toda. Ø Cuando ella me contaba estos momentos de su infancia yo sentía deseos infantiles de ser su compañero de juegos y que ella jugara conmigo a las muñecas con pito. También miraba los juegos de las niñas con las muñecas cuando mi niñez…. Ahora comprendo que me hubiese gustado ser un muñeco a quien su dueña le saca y le pone el pito. Esa es la razón. Hoy de adulto volvería a entregarme a esa niña malvada que moldea mi pito y lo endurece y lo devora.

9. Con los hombres apliqué esta misma técnica. Los tomaba, les endurecía el pito y me los comía. Pero necesitaba dominarlos para extraerles placer. Parecía muy difícil hacerlo porque los veía altos, fuertes y poderosos cuando niña. Ellos me tomaban en brazos y sentía sus cuerpos toscos y su olor masculino que me hacían tener unos orgasmos deliciosos. Eran irrestibles. Decidí desde entonces que tendría siempre hombres a mis disposición con sus hermosos penes, sea como fuere. La realidad me enseñó que no era tan imposible de lograr. Por el contrario resultó bastante sencillo. Este relato es un tratado sobre los genitales femeninos. Les enseñaré como se hace para que le crezcan dientes a tu vagina como un tiburón hambriento y a andar por las calles acechando a los hombres incautos para cazarlos,. masticarlos y devorarlos. Mientras no estés enamorada…no..? Ø Yo fui uno de ellos. Lo supe después. Pero ahora estoy satisfecho con haber dejado en su vagina todo mi machismo tradicional. Hay que pasar los límites. Detrás de cada límite puede haber una esperanza o un final. Cruzar la frontera del machismo significa la esperanza de la víctima en ser devorada. Es su destino.

10. Me pareció un descubrimiento asombroso cuando ví las eyaculaciones de los hombres y el esperma derramado. Eso me hizo mas poderosa porque la sensación que me produce la extraccción de la leche del hombre es de omnipotencia. Ningún hombre se resiste a mi asedio. Cuando me propongo ver saltar la leche lo persigo y masturbo hasta lograrlo. Me gusta tirarlos sobre la cama con el pito bien duro apuntando a lo alto y manosearlo hasta ver el esperma saltar hacia arriba. Me divertía viendo la altura a que lograba llegar con distintos tipos. Luego la leche se derramaba sobre el mismo vello del hombre y se mezclaba y lo humedecía todo y yo tenía entonces unos orgasmos descomunales. Hacer acabar al hombre es como extraerle la vida que hay en el esperma que se derrama desolado como buscando el útero que le dá sentido a su existencia. Me gustaba a veces frotar mi cuerpo contra su propio semen derramado y humedecer mi piel y llenarla de esperma como una crema de belleza.

Ø Esto, si bien ya lo habiamos hablado igual de solo leerlo me produce escalofríos. Es imposible resistirse a ella. Salta sobre mí como una tigresa hambrienta y no para hasta extraerme todo el esperma del dia. Ella tiene muchísimos orgasmos y uno cree que está satisfecha…pero nó..hasta que no hace saltar la leche y ver al hombre desinflado no se satisface.

11. Mi útero y mi vagina son lugares de destino. El pene y el esperma son vehículos en tránsito hacia su destino. Yo le doy sentido a sus solitarias vidas masculinas. Soy hembra humana y estoy siempre excitada. Me excita vivir. Amar es excitante. Cocinar es excitante. Estoy siempre alegre y de buen humor y la alegría es lo que mas me excita. Solo el recibir a mi marido en casa y apoyarme contra él me produce un orgasmo de los preparatorios…Y mientras conversábamos sobre las cosas domésticas con mi habitual alegría, mi pelvis se contraía y tenía mas orgasmos preparatorios…y así hasta que llegaba el momento final de la cama. Entonces ya estaba dada vuelta y lo reventaba y ordeñaba con mucha ferocidad. Soy mansa en los orgasmos preparatorios y muy feroz en los finales.

12. Esta es una historia novelada pero real. Todas las experiencias que ustedes van a leer están basadas en situaciones reales que me han ocurrido y me seguirán ocurriendo porque yo diseño mi propia vida para que me ocurran. No están acostumbrados a estas experiencias. Algunos dirán que son patológicas e inmorales. La experiencia dice que cuanto mas inmoral se llama a una mujer mayor deseo se tiene de ella. Después de todo la moral no es más que una manera de reprimir un deseo natural y echarle la culpa a la mujer que no nos elige. Ella no es inmoral por ser ardiente sino por no habernos elegido para satisfacer sus caprichos.

Ø Escierto, todo es cierto. A veces lo adornamos un poco literariamente para hacerlo elegante y menos salvaje. Todo lo que escribe mi mujer es real y todo lo que escribo acompañándola es también real . Y es mi orgullo de antiguo macho tonto que se vá con ella. Hay una esperanza en todo esto…Desechen las viejas estructuras amatorias…Hay un nuevo mundo genital para descubrir.

13. En el mundo del espectáculo el personaje de la mujer mala es el mas destacado. Pero los guinistas le tienen tanto miedo que siempre la pobre mala tiene un triste final. Es el resultado de la moral que han aprendido y los tiene atrapados. En el mundo real el tiburón-vagina es el mayor depredador de la historia. Una hermosa mujer malvada con un equipo sexual eficiente y funcionando a pleno es un arma muy poderosa. 14. El bien y el mal son figuras que andan rondando por alli como policías vigilantes. A nivel de mi vagina no existen. No me interesa para nada si es bueno o si es malo. Solo importa si es placentero. Solo existe lo placentero. El hombre que no me cojo es como que no nació. Ni me entero de su exsitencia. Solo me interesan los hombres que entran en mi útero. Asi soy yo. El pene es una excitante golosina que no engorda ni hace daño …solo que suele venir con un moralista adosado. De éste hay que cuidarse porque suelen caer mal. Es mejor devorarlos antes que la dañen a una. Cuando quedan rodando por el suelo desinflados su única defensa es denigrar a la mujer..

Ø Yo tuve la suerte de ser elegido y estoy en su útero. Hay mucha actividad social aquí. No estoy solo. Esta lleno de víctimas cazadas y devoradas. Creo que soy el único con voluntad propia. Actualmente soy el que dá las órdenes y todos colaboran y se mueven y bailotean dentro dando mayor placer a la dueña. Organizo las funciones de cada uno cuando ella está cogiendo. Se comportan a coro para acompañar los estertores orgásmicos como una hinchada de futbol. Cuando viene el orgasmo de ella entonces corean en triunfo todos juntos.

15. El hombre nace de una mujer y toda su vida es simplemente el impulso de volver a ella. La vagina es una enorme boca que expulsa hombres pequeños y los recibe de vuelta grandes. El acto de parir es un gran orgasmo de placer. Ya cuando nace el bebé nos acaricia el cliítoris en su viaje de ida. Es el tiburón-vagina que abre y cierra la boca dentada. No se sale asi nomás de allí. Ese hombre que parimos es el encargado de obsequiarnos mas favores y volver a provocarnos orgasmos…..Solo hay que esperar el vuelo del zángano que regresa a acariciarnos el clítoris nuevamente. También parimos hembras para mantener la especie depredadora. No tendrían sentido los machos sobre la tierra sin las hembras que los consumen.

16. Ya está comenzando su búsqueda el hombre al salir del útero femenino. Su actividad principal es volver En eso trascurre su vida. Solo hay que abrir las piernas para exhibir la vagina y esperar a recibir el placer que nos dan los hombres. Aclaremos: se trata de recibir el placer, nó al hombre. El hombre lleva consigo el pene. Me gusta ese objeto tan variable que pasa de un estado de pura humildad al de un estilo militar, firme y saludando. Quien la lleve no es tan importante. Una vez servida la hembra los zánganos se mueren todos. Cuando ya me satisfize con un hombre desaparece de mi vista. Es como si no lo viera, no existe más. Yo solo veo el pene duro, pulposo, hinchado de jugos que quieren explotar. Yo lo exploto, lo saboreo muy bien y lo dejo seco y vacío. Del hombre me cuesta despedirme y ser cortés.

17. Cuando estás enamorada cuida a tu hombre del acecho de otros úteros que se lo querran devorar. Mientras tanto consúmelos. Son muy tontos y se creen muy importantes…Estos son las mejores vícitimas. Cuando quieren reaccionar ya son materia fecal desechable.

18. La sexualidad no es masculina, es femenina. Nos han enseñado lo contrario. Lo sexual siempre es el regreso a la vagina. Es el recupero femenino del macho. Solo la mujer tiene sexualidad…el hombre tiene calentura. La naturaleza hizo al hombre desesperado por entrar en la vagina. Y la mujer, calculadora, desarrolla el mejor sistema para explotar en su beneficio esta calentura. Muchas mujeres temen esta realidad y prefieren la tranquilidad económica…, el hogar, la cocina..las chancletas…etc..Yo elegí los tacos altos.

Ø Esconderse entre el montón de zánganos es lo que llaman machismo. La realidad es otra: el machismo consiste en superar el vuelo del zángano, apartarse del grupo e ir solo al encuentro con la diosa. Ser hombre es crecer frente a la mujer y servir para más vuelos. Habiendo tal cantidad de zánganos disponibles, ser elegido para repetir el vuelo es el primer premio que nos obsequia la hembra. Yo me esmero en ser mejor y cultivarme y cuidar mi salud y rendimiento para ser elegido nuevamente en cada vuelo…Internamente sé, y ella también lo sabe, que cuando deja de elegirme mi vuelo se termina y mi vida tambien. No es perder la vida lo que realmente me asusta sino dejar de servirle a ella…desaparecer como zángano. Ser zángano tiene un sentido por lo menos.

19. Mi permanente excitación tiene que ver con la vida misma. El sexo es mi manera de relacionarme con la vida. Vivir es placer y el sexo es la mejor forma de vivir. Yo cocino en casa pero desnuda y vestida solo con un pequeño delantal y con mis tacos altos. Cuando viene mi marido y me vé y entonces tenemos dos cenas, una tan placentera como la otra. Yo me miro al espejo mientras cocino y me excita verme bella y mi cuerpo palpita de vida y siento las humedad de la vagina que se extiende a todo el cuerpo. El sexo es la mejor forma de comunicarme con la realidad de la vida. Toda otra relación con la naturaleza es angustiosa. El sexo es el placer de estar frente a frente con la realidad y sentirla en cada célula del cuerpo. La angustia se siente con la mente con las emociones. Con el cuerpo de una no se puede sentir angustia pero sí un enorme placer y satisfacción y alegría. Ustedes le llaman calentura pero es un término incompleto. En realidad es una sinfonía de orgasmos de mi cuerpo. Todo se siente en el cuerpo. Mi cuerpo es religioso. Lo adoro como un ícono sagrado, es un fetiche. Gracias a él que la vida está dentro de mí y con la vida los placeres. Los hombres se ponen de rodillas con mayor frecuencia frente a una mujer hermosa que frente a su propio dios. La auténtica religión es el culto a la belleza y mi cuerpo es bello. Es digno de adoración. Si adoran al Sr. Malo se quedan sin placeres y sin pene. Si me adoran a mi también pierden el pene y les queda el placer de haberme servido. Y además me ven devorarlos…no es suficiente..? Ø Llegar a casa y verla a ella ataviada con su solo delantal de cocina me indica que el día humano era el de afuera. El del trabajo y las dificultades. En casa es el amanecer. Ella es la diosa que ocupa este planeta y esta casa. Yo llego y no puedo menos que arrodillarme frente a ella y besarle los pies y quedarme un rato contemplando su cuerpo. Para ver genitales femeninos lo mejor es estar abajo y alzar la vista. Se sienten deseos de volar. 20. Mi sexo por lo menos es filosofía pura. Estoy en la tierra para coger. Nunca en chancletas siempre en tacos. Estudio a los hombres, veo sus debilidades y los aprovecho para obtener el mayor número posible de orgasmos hasta que caen agotados como un conejo. Un hombre es como un pendiente del tamaño de un caracol que se abrocha al lado de la vagina para convertir a ésta en hermafrodita y disfrutar de la sexualidad sin demoras. La mayor parte de las mujeres ponen su vagina al lado del pene, y el pene se sirve de ellas. Yo por el contrario pongo al pene junto a mi vagina y me sirvo de él. Cuando me visto utilizo todos los pendientes que he recolectado en mis cacerías para que me adornen. La carne humana es la mejor joya. No concibo el mundo sin penes disponibles. El organismo mas perfecto es el aparato sexual de una mujer hermosa. Aunque el pene haya quedado afuera basta con volverlo a su lugar. Es muy fácil.

21. Un hombre no es mas que un montón de espermatozoides juntos. La conducta de un hombre es la conducta de su esperma. El esfuerzo que hace uno solo de ellos por entrar en mí óvulo lo hace el conjunto para entrar en mi vagina. Si pusiéramos juntos todos los espermatozoides que produce en su vida formarían un cuerpo humano con forma de hombre. Sacarles el esperma es achicarlos hasta dejarlo debajo del zapato de una. Solo hay que pisar fuerte. No hay que odiarlos ni verlos como enemigos. Todo lo contrario. Yo los quiero, los adoro, los cuido y me los devoro con mucho apetito. Gracias a sus penes que tengo unos orgasmos apasionados y placenteros. Hay que verlos como animales de criadero. Tratarlos con cariño, protegerlos como mamá y cuando están listos y adobados para el sacrificio no hay que dudar en sacrificarlos. Derramen su esperma sobre la tierra. Es muy excitante derrochar leche masculina como material sobrante en su propia presencia y untarse el cuerpo o pisotearla o echársela en sus calzones. Cualquier uso frívolo que le dé la mujer al esperma el hombre se acongoja al ver su devoración.

Ø Yo siento que lo que dice un solo espermatozoide mio es lo que yo hago frente a ella. Antes me servia de las vaginas y ahora que soy su esposo la sirvo a ella. Tengo conducta de bicho con colita…de un montón de bichos con colita. Acá entramos todos cuando ella me busca y corremos a atenderla, nos ponemos en fila y nos convertimos en un rio de semen disponible.

22. Pero es frente al varón donde cambio la ruta. Yo pongo las condiciones. El placer me pertenece. Donde está el clítoris está el poder. Nunca les pego ni castigo a los hombres. No soy ninfómana porque obtengo un intenso placer y quedo muy satisfecha. Y si tengo más de un amante es simplemente por agotamiento. Yo puedo acabar infinidad de veces hasta mi satisfacción….Ningún hombre resiste eso. Por suerte todos creen que sí…..hasta que se encuentran con mi realidad. Tampoco soy sado-masoquista. En el sadismo es necesario que uno domine y el otro consienta en ser dominado. No es mi caso. Yo domino a los hombres quieran o no quieran. Mi sola presencia ya los domina sin trabajarlos. Ni falta hace pedirles permiso, ni lo hice nunca. Los empiezo a trabajar hasta tenerlos de rodillas frente a mi vagina.

Ø Cuando nosotros nos conocimos no recuerdo que me haya avisado de nada. Simplemente me montaba dia y noche en cualquier lugar y me apabullaba con sus orgasmos y la forma de manejarlos. Comenzaba por los mas suaves hasta finalizar con los más violentos. Desde el primer momento se adueñó de mi pene y lo toqueteaba y manejaba a su capricho y placer. Lo peor, lo mas aplastante era verla gozar sin descanso y tener esta infinidad de orgasmos que me impedian a mí tomar el control de la situación como creía que debía hacer un hombre. Nunca desde entonces volví a tener el control de algo donde ella estaba montada. Cuando intentaba ”ser hombre” ella ya tenía otro orgasmo. No tuve tiempo nunca.

23. Explicaré mas adelante mi táctica basada en tres aspectos claves: 1*) secarlos completamente de semen. Hay que dejarles lo que puedan elaborar en una día. 2*) absorber la personalidad de la madre y reemplazarla por una misma. 3*) reemplazar al padre de ellos por el nuestro, el que nos hacía todos los gustos. Esto no es tan cruel como parece, es simplemente la ley natural. No hay que fijarse en cuestiones de falsa moralidad. O te los comes o usas las chancletas. La mayor parte de las mujeres optan por las chancletas. Para mí un montón de esperma es como un helado grande que lo voy saboreando hasta que se acaba.

Ø Yo trato de generar mas helado desde abajo a la par que me comen de arriba. El drama del mantis macho es ese…piensa que ella quedará satisfecha y él podrá sobrevivir. Yo me voy regenerando a la vez que soy consumido. No solo por susbsistir sino por mi vocación de alimentar a ella de placer. No es la vida lo importante cuando ella me monta sino el proveerla de placer hasta su satisfacción total. Estar solo frente a esta hembra sin el apoyo del grupo de espermatozoides (que huye despavorido) es ser valiente de verdad.

24. Siempre piensen que mas cruel es agredir a una mujer por comer una manzana.

25. El hombre mas obediente y servil es el propio padre de una quien nos provee de todos los gustos y caprichos. Hay que quitarle a un hombre su propia madre y entregarles el personaje de nuestro padre para que lo representen en sustitución del suyo. Esto es una acción muy salvaje. Casi una acción de guerra. Pero si el resto de la naturaleza es guerra no veo porque el sexo no lo sea. Lo importante es victimizar un hombre para obtener servicio y placer. El resultado es fabuloso….El varón es un corderito manso que espera obediente a su mamá para que le introduzca el dedo en la colita . Y a su vez es un servil amante dispuesto a darme el gusto en todo como lo hacía papá. Yo siento placer en ambas situaciones. Darse los gustos al estilo de papá y mamá es justamente eso, no privarse de nada.

Ø El juego del poder en la relación de amor no es el mismo poder político. Este requiere de bienes y riquezas…. presas en abundancia. No se comparte con nadie, toda la presa es para el poderoso hasta que queda satisfecho y abandona los restos. En el amor el poder significa placer sin límite. Dominar al otro es servirse de él para gozar con libertad y desverguenza. No se comparte la presa y no se deja nada. Ella tiene el poder y devora todo. Yo soy la víctima. Ella me necesita para gozar y yo la necesito para sacrificarme. El poder solo otorga placer de dominación, satisfacción sexual de ver al ser amado de rodillas. Orgasmos placenteros frente a mi. El verdadero poder lo recibe de mí con mi adoración.

26. Los hombres agresivos, arrogantes y presuntuosos son víctimas muy fáciles de manejar. Cuanto mas machotes parecen, más simples son de vaciar. En un principio los dejo avanzar y me muestro sencillita y humilde. A medida que los aturdo con mis orgasmos y les voy extrayendo su leche se ponen mas a la defensiva. Yo los exprimo con total desenvoltura mezclando una sonrisa con mi agresividad sexual y mis acabadas. Cuando sus testículos –antes tan hinchados- quedan del tamaño de un huevito de codorniz me doy cuenta que están en mi poder.

Ø Cuando yo la conocí tenía unos testículos bien grandes. Era muy agresivo con las mujeres y muy penetrador de vaginas. Creía que penetrar con fuerza una vagina era un acto de poder sobre la hembra. Todo eso es ahora historia antigua….Hoy me arrepiento del tiempo perdido en penetrar cuando la realidad es lo opuesto: ser absorbido. Ahora mis huevitos son como una uva arrugada. Ni recuerdos puedo alimentar que me permitan el regreso al grupo.

27. Mi dominación es mental y total. Los hombres hacen todo lo que a mi se me ocurre y están a mi servicio. Yo disfruto con mi cuerpo pero a ellos los domino tambien con la mente. Soy un tiburón-vagina inteligente. Fuera de mi actividad sexual que es muy intensa y prolongada soy una mujer amable, cariñosa y dulce. Mi sensibilidad física es muy grande. Todo mi cuerpo es un clítoris. Siento con cada célula de la piel. El manejo mental de las situaciones es al solo efecto de hacerlo mas morboso. Pero mi cuerpo está muy entregado al placer en todas sus formas….es suficiente sentir un contacto físico para inicar un proceso de orgasmos que se repiten y repiten hasta que logro mi satisfacción total. La morbosidad mental la utilizo para doblegar la voluntad del pene. El placer extremo lo obtengo con mi carne.

Ø Cuando estoy cansado trato de hacerme el distraído y no tocarla siquiera. Lo que menos se me ocurre es acariciarla. Trato de mirarla desde lejos. Ella es sensible en toda su piel y me llama. Es inútil. Una vez que empiezo a acariciarla ya no tengo escapatoria. Ella acaba mirándome a los ojos y me dá instrucciones donde está mas necesitada de caricias. Yo ya tengo mi aprendizaje e interpreto sus miradas y me esmero en satisfacerla. Hacerme el tonto solo me dá un respiro de tiempo. 28. La morbosidad justamente es la exhibición de lo prohibido. Yo que no entiendo de prohibiciones morales aprovecho muy bien la morbosidad del otro. Los hombres me miran con temor y disimulo y yo me los monto de frente y sin vergüenza. Justamente su morbosidad les impide ponerme límites hasta que ya es demasiado tarde. Una vez que empecé no puedo detenerme hasta que mi propio cuerpo queda satisfecho. Me pongo muy violenta cuando por alguna razón el hombre al me estoy montando me interrumpe el ciclo de orgasmos. Que ni se le ocurra…! Una vez que empiezo a acabar no acepto interrupciones. 29. Tampoco soy un monstruo de verdad. Mas bien una mujer sencilla….amo mi hogar….mis hijos…voy de compras …. En mi vida social y de trabajo soy muy afectuosa . A pesar de ser una mujer de físico impactante trato a todo el mundo con respeto y sonrío y pido las cosas por favor. Trato de mostrarme graciosa y agradable y todo el mundo me quiere y me trata bien. Ø Ella es como las sirenas. Emite una imagen de ternura y afecto. Es muy graciosa en sus expresiones y muy elegante. Atrae los navíos a las rocas. Ni se inmuta cuando cae una víctima en los arrecifes. Yo solamente percibo desde mi lugar la humedad de su vagina. Me preparo porque ella me llamará luego. Se excita con situaciones diarias y se desquita conmigo. Su estilo tan llamativo le provoca muchas situaciones que la excitan durante el trascurso del dia. Para eso está el marido.

Entradas más antiguas »

Gestionado por: TxemaWeb.com, debes aceptar su aviso legal.